martes, 9 de abril de 2013

Ovillo


Bostezan los dedos
                se inquietan los músculos
 se quiebra la línea de tu columna que gira en espiral.

El aire se arritmia
                y danza mi ombligo
cuando tu talón se ondula en mi vientre
                                                                             Y se invierte
                                                                             Y empieza a tramar,

un nuevo sol
un nuevo andar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario